LA FRASE

Me gustaría tener el tiempo necesario para disfrutar de tu compañía. Tú deberías tener la suficiente curiosidad para permanecer a mi lado y leerme de verdad.

sábado, 8 de octubre de 2016

SENSACIONES


Resultado de imagen de sensaciones ocultas

Si sientes que ha llegado el momento de hacer algo, es bueno que lo hagas, aunque sólo sea por satisfacerte a ti misma.


El otro día una amiga me explicaba algo que le ocurrió hace ya muchos años, tantos que no le fue posible concretar cuantos. Me explicó que cometió un terrible error que la hizo feliz durante mucho tiempo, un error que la llevó casi a la locura e incluso que le ayudó a olvidar momentos tristes de su existencia. Ahora después de tanto tiempo recordaba aquellos días con la misma alegría que los vivió pero con la certeza que siempre formará parte de su pasado.

Era uno de esos encuentros fugaces de alguien con la que hace tiempo que  no hablas, y a quien no te atreves a preguntar más de lo que ella misma pretende explicar. Pero aquel monólogo íntimo de alguien que intenta redimirse, me ha llevado a pensar en la vida como un modo de recuperar sensaciones.

Cuando eres niña te aferras al amor de tus padres, a la sensación de recibir un regalo el día de tu cumpleaños o a la felicitación de la profesora de mates por aprenderte las tablas de multiplicar.

En la adolescencia tan sólo quieres retener, el primer beso, el primer momento de placer o el escalofrío que sentiste cuando el chico mas guapo te cogió de la mano.

Y entonces cuando estás a puto de pasar de la adolescencia y llegas a la edad adulta es cuando empiezas a pensar que tal vez todo está ocurriendo demasiado rápido. Acabas los estudios, trabajas la familia la pareja todo se mueve a una velocidad acelerada que no te deja retener esas sensaciones que tanto necesitas y que tanto estas esperando en el día a día. Pero aun en esos momentos frenéticos en que te pierdes tantos instantes felices, algo queda, aunque te das cuenta donde se guardan.

Los años pasan y las cosas empiezan a ser más lentas, el ritmo se hace más pausado y formas parte de aquellos momentos en que toca saborear, saboreas amistades, saboreas el amor, incluso el trabajo empieza a tener sabor, en ocasiones amargo, notas como la comida sabe distinta que hace unos años y el sexo cada vez es algo más placentero y más gustoso.

Creo que esto llega de diferente manera, porque todo va en función de lo que tenemos y como lo gestionamos. En unos días cumpliré 47 años y me siento tal y como quiero sentirme. Mis sensaciones son muchas y preciosas, algunas aunque extrañas se han instalado en mi y ya no puedo prescindir de ellas.

Como la mayoría también tengo momentos, pasado, recuerdos, errores a mi espaldas, pero en esto sí que me siento especial y diferente, mi sensaciones son tan únicas que pienso disfrutarlas y revivirlas cada día. Seguramente el día en que abra los ojos y ya no recuerde lo que sentía cuando los abría y notaba el sabor dulce y refrescante de la vida, ese día será el día en que deberé de dejar de sentir.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada