LA FRASE

Me gustaría tener el tiempo necesario para disfrutar de tu compañía. Tú deberías tener la suficiente curiosidad para permanecer a mi lado y leerme de verdad.

jueves, 7 de noviembre de 2013

LaS MuJeReS DeL Té



Se reúnen alguna tardes para hablar de sus cosas, se sientan alrededor de una mesa, suele ser una de esas mesas redondas y pequeñas, aquellas que recuerdan al pasado, a cosas antiguas, pero no tiene demasiada importancia. Es un rato de reflexión, de compañía y de dejar que la oscuridad termine por ocultar lo poco que queda del día. El té es parte de aquella rutina, forma parte de la conversación y de los aromas extraños de aquellas paredes cubiertas por pinturas extrañas, algunas bonitas y agradables a la vista, pero otras difíciles de interpretar por sus trazos distraídos y poco intuitivos. 

El gusto por el té es algo difícil de explicar, el agua adquiere colores y tonos distintos, y con cada sorbo el paladar se inunda de un color y un sabor, y juntos forman una sensación que ayuda a la conversación. Las mujeres tienen pocas cosas en común, tal vez lo único es que son eso, mujeres. Está la casada que es feliz von su vida, está la que disfruta de su amante aunque esté casada, la que habla de sus hijos que son lo más importante en su vida, la que se siente bacía y no sabe como llenar esos momentos de tremenda soledad. La mujer triunfadora en el trabajo y a la que le encanta las tardes del domingo sentada en el sofá mirando una buena película. La que se enamora con facilidad y la que es demasiado exigente con los demás. Pero allí en aquel lugar hablan de la vida, saborean el té y sobre todo no se juzgan la unas a las otras. Son mujeres que afrontan cada día con toda la fuerza que les queda, que son capaces de hacer cincuenta mil cosas sin quejarse y que se dedican tan poco tiempo a ellas mismas que aquel rato, aquel instante les sabe a gloria.

Tampoco es tan importante hablar entre sorbo y sorbo de té caliente, es bastante más importante determinar las cosas, es decir, saber donde empieza una y termina la otra. Aprender que los amantes tienen que ser efímeros, si no ya no son amantes. El matrimonio es una inversión de futuro, así que mejor que esta inversión se haga teniendo en cuenta la felicidad. Que los hijos siempre son tuyos, aunque un día dejen el hogar y se marche de casa. Que la soledad se ha de vivir como un beneficio y no como una sentencia, la soledad sirve para conocerse a uno mismo. El amor es tan necesario que no debemos a renunciar a él, y debemos sentirlo como una bendición, así que  mejor no evitarlo. Que ser exigente con los demás no es nada más y nada menos que no conformarse con poco, y sobre todo darnos importancia. Que en la vida hay cosas maravillosas, como la música, un buen libro, una película, el arte, cosas que nos ayuda a ser más felices. 

Pasamos por la calle y mirando por la ventana, está tan limpia que  nadie diría que hay un cristal. Dentro las mesitas redondas, unas más grandes y otras más pequeñas, están todas adornadas con un pequeño cesto de mimbre, y en su interior una flor de color cada una distinta a la otra. Vemos los cuadros en las paredes y en la barra un hombre que está preparando su bandeja con la tetera y algunas tazas. En una mesa hay una mujer, está de espaldas así que no podemos ver su rostro, pero parece que está tranquila con su taza y tetera correspondiente colocada delante. Tiene una libreta en la que está escribiendo. Suponemos que escribe sobre su vida y sus sentimientos, es aquel instante justo en aquella mesa es donde podemos ver a las mujeres del té.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada