LA FRASE

Me gustaría tener el tiempo necesario para disfrutar de tu compañía. Tú deberías tener la suficiente curiosidad para permanecer a mi lado y leerme de verdad.

viernes, 4 de marzo de 2011

A LA CAMA!!!!!


Anem al llit que ja és hora!

Cuando era un bebé simplemente la cogía en mis brazos y con todo el cariño y la suavidad que podía, la metía dentro de su cunita. Arropaba las sábanas y miraba atentamente como sujetaba con fuerza el chupete y poco a poco cerraba los ojos y se dormía sin más. Me aseguraba que el intercomunicador estaba encendido y salía de la habitación. A partir de aquel preciso instante cada noche fue diferente. En ocasiones le caía el chupete, otras simplemente se despertaba llorando y sólo con acariciarla ella sabía que podía seguir durmiendo.

Cada vez la cuna se ve más pequeña y ya no le parece suficiente sentir el contacto de mi piel, empieza a necesitar más para poder dormir, aunque esté cansada, ahora ya no parece tan bebé. Llega el día en que toca dejar el chupete, esos días llora y se queja, le falta su inseparable compañero de los primeros años. Se resiste y se siente sola. Cuando me acercaba se consolaba con mirarme, pero si me marchaba volvía a recordar su chupete que tanta compañía le daba.

Vols probar el nou llitet que t’he comprat?

Ya no hay barandillas a su alrededor, ahora puede bajar de la cama si le apetece, pero sabe que no lo debe hacer, se vuelve a sentir pequeña en una cama más grande, y parece que está insegura. Entonces entro, me siento a su lado en la cama y le digo: _ t’explicaré un conte si em promets que tancaràs els ulls_ y empiezo a inventar, un día son duendes, otros princesas y en ocasiones animalitos del bosque. Y ella cierra los ojos y se concentra en mis palabras, de vez en cuando los intenta abrir para mirarme, pero entonces dejo de hablar y ella sabe que para escuchar el final de la historia tendrá que intentar dormir.

Quin conte vols aquesta nit?

Entonces mira la estantería de los libros, tenemos el cuento de Aladín, tenemos un cuento con dibujitos en lugar de palabras y tenemos uno de hadas. Elige uno, el más largo, así que empiezo a leer, pero me salto algunas páginas y me invento otras y ella sabe que lo hago para ir más rápido, para no dejar pasar demasiado tiempo hasta que llega el sueño.

Per què no em cantes una cançó?

Entonces recuerdo la letra de una canción que me inventé con su hermano y se la canto:

“A dormir, a dormir, a dormir petita Marta

a dormir, a dormir que molt cansada estàs

i demà i demà anirem a jugar

i demà i demà anirem a jugar.

Tengo que alargar un poco las sílabas para hacerlas coincidir con la melodía, pero a ella le gusta y me hace que se la cante dos o tres veces.

Empieza a tener miedo a la oscuridad, le he comprado una pequeña lamparita que ilumina tenuemente su habitación, así que se la dejo encendida. El ritual es siempre el mismo, lavarse los dientes, arroparla para que no se destape, le enciendo la lamparita y le canto la canción.

Se hace mayor y ahora me ha pedido que no le cante, ni que le explique cuentos, pero yo he oído una canción que me gusta mucho, y cuando se la canto a ella parece que también le gusta:

Jo n'he vist un moix

dalt d'una teulada

que en sa boca duia

una sobrassada

Jo li he dit: moix,

dona'm un bocí!

Meu, meu, meu

jo no en tenc per mi!

Jo n’he vist un moix

Dalt del finestró

Que en sa boca duia

Un botifarró

Jo li he dit moix

Dona’m un bocí

Meu, meu, meu

Jo no tenc per mi

Se hace mayor, la canción ha quedado aparcada en el recuerdo. Sólo algún día me pide que se la cante, y cierra los ojos, es la canción para dormir. Pero el ritual va cambiando, ahora la luz ya no está en su habitación, ahora está en el pasillo, ahora la cama es aún más grande y antes de cerrar los ojos es ella quien habla. Quiere arañar los últimos momentos para no dormir, así que se inventa preguntas y conversaciones, es un momento de intimidad de besos y abrazos y de: “t’estimo molt mama”.

Pero aunque ya no lleva chupete, aunque ya no hay cuentos ni canciones no puede evitar su rutina diaria. Y se prepara sumergida en el calor de la cama para mi entrada en la habitación. La arropo con dulzura, le doy muchos besos y ella dice sus frases de cada noche, sin olvidar ni un letra, sin olvidar su cantinela que siempre nos hace reír:

_ Bona nit Erik

Erik: Bona nit

_ T’estimo

Erik: i jo!!

_ Bona nit papa

papa: Bona nit

_ T’estimo

papa: i jo!!

_ Bona nit mama

jo: bona nit

_ T’estimo molt mama

jo: jo també t’estimo

Se duerme en pocos minutos, mañana será otro día

2 comentarios:

  1. Cuando un niño duerme el mundo se para

    ResponderEliminar
  2. Cuando miras a un niño dormir el mundo se para

    ResponderEliminar