LA FRASE

Me gustaría tener el tiempo necesario para disfrutar de tu compañía. Tú deberías tener la suficiente curiosidad para permanecer a mi lado y leerme de verdad.

miércoles, 9 de enero de 2013

EL AÑO DE LA MUERTE


La vida siempre te enseña cosas increíbles, las personas que te rodean son grandes maestros de la convivencia y el pasado es el diario donde anotamos las experiencias que vivimos.
Como uno de esos programas de televisión que hacen balance de las noticias más destacadas en una emisión del 31 de diciembre, yo cada año hago balance de mi propia vida y de las personas que han compartido mis mejores momentos.
Creo que este años 2012 ha sido un año increíble, han pasado cosas importantes en mi vida y he contribuido a que ocurran cosas importantes en la vida de los demás. Decir que se han solucionado todos los problemas, que se han resuelto los conflictos o que se han arreglado cosas que no funcionaban sería decir demasiado, pero sí que es cierto que este año 2012 ha sido un año de reencuentros.
Por mucho que me empeñe no consigo destacar las cosas negativas, que sin duda las ha habido, por alguna razón se me ocurren cosas buenas que han sucedido a mi alrededor, a mi misma o personas a las que quiero. Y eso me llena de satisfacción.
Creo que este año ha sido bueno porque he recuperado personas a las que había alejado de mi lado. Tal vez por miedo, o por puro paternalismo,  pensé que estarían mejor lejos de mi y ahora me doy cuenta que no era cierto.
Justo cuando hago estas reflexiones, sin tiempo a reaccionar, llegan las temidas Navidades, una época tremendamente triste para mi, y que no me trae recuerdos entrañables e inolvidables si no todo lo contrario. Hace unos días una persona dijo “Las Navidades hace que los pobres sean más pobres y los que están solos se sientan mucho más solos”, es para mi una buena definición de lo que siento en estos días. Pero, como todo pasa, también pasan la fiestas y pasan la celebraciones y las luces y los árboles de Navidad y los atracones y el gastar y… y vuelve el 1 de enero de un nuevo año que empieza con toda la fuerza que puede y con toda la ilusión que nosotros le ponemos.
Entonces miro el calendario y veo que quedan por delante días y días de horas, de minutos, de segundos, y estoy segura que cada vez que tache un día ocurrirá alguna cosa increíble en algún lugar. El 2013 puede ser un año duro, un año que tal vez se convierta en la culminación de muchas renuncias personales que tendremos que hacer, pero también creo que puede ser un año de reivindicación.
Así que voy a tirar de mis dotes de bruja y os voy a hablar del número 13, este número está representado por la muerte en las cartas del Tarot. Aunque es cierto que la muerte nos causa temor, tenemos que pensar que esta carta habla de cambios  importantes en la vida, habla de transmutación, de modificación, estos cambios en algunos casos y para algunas personas serán positivos, y para otros negativos. Debemos pensar que es un número que nos tiene que ayudar a la reflexión y por tanto nos puede ayudar a afrontar cambios en nuestra vida.
El trece nos puede hablar de éxito un número que puede sernos grato si va acompañado de una trasformación personal y espiritual.
Así pues, para todos aquellos que sientan que ha llegado el momento de actuar, de dejar de tener miedo, de innovar, de revelarse, de  romper con lastres, no creo que haya un año mejor para hacerlo. Pensemos que debemos estar 365 días viendo el número 13 en el calendario, yo propondría que cada uno de nosotros nos marcáramos 12 cambios importantes y que cada mes nos marquemos uno como objetivo.
El trece es igual a muerte, igual a cambios, igual a renovación, igual a  renacer, igual a triunfar y a conseguir objetivos.
Así que de la misma manera que he bautizado el 2012 como año de reencuentros, quiero que el 2013 sea un año de cambios y de transformación personal

2 comentarios:

  1. La muerte es la mejor experiencia para vivir en vida y sobrevivirla a la muerte.....

    ResponderEliminar